en Artículos, Desarrollo personal

Qué significa desarrollarnos como personas

Algunos terapeutas dan una visión del desarrollo psicológico como un estado de excelencia, y se refieren a ello desde un sentido abstracto o espiritual, generando en algunas personas la idea de que ellos no están en crecimiento porque ello requiere un arduo proceso de introspección. Y no es así.

Hay que empezar aclarando que el desarrollo personal psicológico no es algo estático, que puedes terminar o que cuando lo alcanzas finaliza y has llegado a un estado de nirvana, sino que es algo dinámico, constante y que se prolonga durante toda la vida hasta la muerte. Se dice por ello que ser persona es estar en proceso.

De la misma manera que tenemos un desarrollo físico que se da de forma natural, el desarrollo psicológico también es una dinámica natural que nos lleva a crecer, progresar y a madurar. Puede haber elementos que facilitan esto y otros que lo dificultan o lo bloquean, pero el desarrollo y el crecimiento personal es algo inherente en todos nosotros.

Este crecimiento y desarrollo no obedece a la idea de perfección. Si, por ejemplo, vas a la montaña puedes observar los árboles y ver que cada uno ha crecido de forma un poco diferente a los que tiene a su alrededor. En su tendencia de crecimiento lo ha hecho de forma única y en esto está la elegancia y la belleza de la naturaleza.

¿En qué cosas tratamos de desarrollarnos?

Seguramente sientes o has sentido que tú también has querido crecer por ejemplo en una profesión y para ello has buscado una vocación, algo interno, propio, algo tuyo y que al mismo tiempo te de seguridad. Puede que unas veces hayas sentido que quieres que de tu trabajo obtengas un sueldo y un tiempo con el que disfrutar de tí, de tu pareja, de tus amigos, y de las cosas que sientes que te dan placer y tranquilidad. Todos sentimos que queremos ser amados y amar, importar y cuidar a las personas que nos importan. Si tienes un negocio habrás sentido que quieres que prospere, no sólo por lo económico sino también por la ilusión de que algo tuyo crezca. Nos importa viajar, aprender, conocer y experimentar la vida lo más plenamente posible. Queremos que nuestra pareja sea libre pero que esté con nosotros y podemos sentir vulnerabilidades y miedo.

Como puedes ver los aspectos en los que las personas queremos materializar nuestro desarrollo son muchas, y cada persona le dará más prioridad a unas u otras. Pero el crecimiento psicológicó y personal se abre camino a través de los recursos que encontramos en nuestro contexto.

Sí tenemos una disposición natural al desarrollo, ¿entonces por qué a veces sufrimos?

Ten en cuenta que nuestro avance y desarrollo es algo que no es estanco, ocurre en cada momento durante las interacciones personales y nuestras motivaciones, y su empuje es algo de base positivo y constructivo.

Ocurre a veces, cuando alguna situación del contexto es bloqueante, que las emociones y pensamientos que surgen nos hacen practicar estrategias que no funcionan en nuestro intento por solucionar el problema. Es entonces cuando sufrimos, y experimentamos agobio, ansiedad, miedo, angustia o sentimos que estamos nerviosos.

Esos pensamientos y las emociones que surgen pueden parecernos, muchas de ellas, negativas, pero no son sino la forma que tenemos de percibir que en algún aspecto de la vida ese desarrollo el contexto resulta bloqueante. En esos momentos de bloqueo podemos tener tendencia a mirar al pasado, a veces con nostalgia, reproche y tristeza. Muchas veces con esto lo que buscamos es confirmarnos a nosotros la idea que estamos teniendo sobre nuestro estado presente (que siempre ha sido así, que no va a cambiar, etc), y nos genera una actitud pesimista de que no podemos hacer nada por cambiarlo.

Por eso ninguna emoción es en sí positiva o negativa, sino que todas te notifican en qué estado está tu proceso de desarrollo, y que en algún punto tienes que replantearte tu estrategia psicológica. Todas las emociones, las percibas positivas o negativas, tienen su utilidad: son recursos de avance.

Está ahí la importancia de atender el presente. Es en el presente donde nuestra mente construye nuestra realidad, es en el presente donde surgen los mecanismos psicológicos con los que construimos las estrategias y mantenemos nuestro desarrollo.

Escribe un comentario

Comentario